Muchas veces para que una foto tome fuerza es importante guiar la mirada del espectador a través de la imagen.

Para ello tenemos numerosos recursos, como vectores, triángulos, puntos de fuga, etc.

231

En este caso triangularizamos utilizando la forma de los brazos y la cabeza para dar una línea de entrada

que llevara directamente a uno de los puntos principales de la fotografía, y aprovechando de camino el tercio.

De los ojos parte la línea de salida hacia la esquina inferior derecha, en la que el osito está perfectamente orientado cerrando la imagen.

231