CONGELANDO Y TRIANGULARIZANDO

CONGELANDO Y TRIANGULARIZANDO

 

Una de las cosas en las que más les insisto a mis alumnos cuando están empezando en fotografía es en comenzar

a ser conscientes de la diferencia entre “sacar una foto y hacer una foto”.

De sacar una foto se encarga la cámara, ella decide. Pero para hacer una foto debemos dejar la cámara a un lado,

debemos observar, componer y realizar la fotografía con la cabeza, la cámara es sólo la herramienta que después

nos ayudará a materializar esa imagen que tenemos en mente.

Supongamos que vamos un día por el campo, y nos encontramos esta situación, un precioso caballo negro caballo negro cabalgando

en su establo. Naturalmente vamos a por la cámara y le sacamos la siguiente foto, que no está mal, se ve el caballo, la cuadra, el campo…

Diapositiva024

Pero, ¿y si dejamos la cámara a un lado y nos paramos un momento a observar?

Podemos apreciar que está atardeciendo, que la luz viene muy lateral y cálida, que el caballo con su movimiento remueve

la tierra y genera partículas en el aire, lo que nos ayudaría a marcar la luz si ponemos el sol de contra…

Entonces probablemente visualicemos la fotografía que queremos hacer, y es el momento de coger la cámara.

Está claro que nuestra intención es congelar al caballo en el aire, y tirar a subexponer para marcar bien las sombras

y el rayo de luz, por lo que una velocidad elevada sería lo más correcto.

Sin embargo no podemos disparar tan precipitadamente. El caballo se mueve a mucha velocidad, y debemos enfocar

a las zonas donde la cámara encuentre contraste, es decir, a mitad del cuerpo.

Si queremos que la cabeza y las patas traseras salgan nítidas necesitaremos entonces algo de profundidad de campo,

cerrar el diafragma un poco. Lo sencillo sería pensar en disparar a 1/2000 o más, y seguro que congelamos el movimiento,

pero eso nos obligaría a abrir mucho el diafragma o tirar del ISO sin necesidad,así que lo ideal sería una velocidad

lo suficientemente elevada, pero no tanto, de forma que nos permita cerrar un poco diafragma y asegurarnos la profundidad de campo.

132

Los parámetros para hacer esta fotografía fueron 1/640 con un diafragma de 5.6 e ISO 100.

El foco en la zona donde la luz genera contraste en el cuerpo del caballo.

Por otra parte no debemos de olvidarnos de la composición, al final el encuadre es una de las decisiones más importantes

que debemos tomar. Teniendo en cuenta la distribución de la luz, que es lo principal, el caballo en el centro

perdería peso en la fotografía, y generaría mucho espacio negativo por las sombras.

El rayo de luz principal sale de la esquina superior, y podemos utilizarlo como ayuda para conducir la vista

al tercio izquierdo, donde queda perfectamente situado nuestro sujeto, y nos permite además triangularizar.

132

GEOMETRIA DE LO COTIDIANO

GEOMETRIA DE LO COTIDIANO

En mis clases siempre insisto en la importancia de no perder la capacidad de asombrarnos,

y no sólo cuando viajamos o descubrimos nuevos lugares, sino asombrarnos con lo que nos rodea todos los días,

tratar de buscar la fotografía en lo que nos resulta cotidiano.

Esta toma me trae muy buenos recuerdos de mi época de estudiante en Barcelona. Vivía en el Raval,

en una mini casa por supuesto sin lavadora. Así que de cuando en cuando llevaba la colada a la lavandería que tenía enfrente.

Así es como muchas veces encuentras la foto, y a la tercera colada ya bajas con la cámara…

Diapositiva43

En este caso lo que me interesaba eran las numerosas formas geométricas que aparecían mirando a la calle.

Para empezar unos puntos de fuga marcados por las líneas de las lavadoras, y ayudados por las del suelo.

Por otra parte los dos rectángulos que hacen de marcos para el triángulo, y muy importante los siete círculos

que se repiten por toda la fotografía generando ritmo y conectando el primer plano con el fondo.

La velocidad aproximadamente a 1/30 para coger la bicicleta en movimiento.

Diapositiva43

LA IMPORTANCIA DEL ZAPATO

LA IMPORTANCIA DEL ZAPATO

Diapositiva26

Una de las fotografías “obligatorias” en toda boda son los zapatos de la novia. Pero ¿por qué hacer siempre la típica

fotografía de los zapatos bien colocaditos tipo bodegón?, existen muchas más posibilidades para sacarlos y

de camino generar una imagen más potente.

Esta fotografía la tomé a 200 mm. de focal, con la intención de aplanar y conseguir un desenfoque que ayudara

a destacar el zapato, por lo que el diafragma está muy abierto (a f2.8).

De esta forma podemos también generar líneas conductoras en la foto que ni siquiera existen en la realidad,

como es el caso de la línea que forma la profundidad de campo que nos guía de izquierda a derecha, hasta el

vértice del triángulo formado por la línea principal de la carretera y la pierna.

La pierna y el zapato solos podrían dar a confusión y no dejarnos claro que hablamos de una boda, por eso

asoma también parte del traje por la esquina superior derecha.

Diapositiva26A

ENTRADA, SALIDA Y PUNTO PRINCIPAL

ENTRADA, SALIDA Y PUNTO PRINCIPAL

Muchas veces para que una foto tome fuerza es importante guiar la mirada del espectador a través de la imagen.

Para ello tenemos numerosos recursos, como vectores, triángulos, puntos de fuga, etc.

231

En este caso triangularizamos utilizando la forma de los brazos y la cabeza para dar una línea de entrada

que llevara directamente a uno de los puntos principales de la fotografía, y aprovechando de camino el tercio.

De los ojos parte la línea de salida hacia la esquina inferior derecha, en la que el osito está perfectamente orientado cerrando la imagen.

231

UTILIZANDO LOS TERCIOS (I)

UTILIZANDO LOS TERCIOS (I)

La fotografía es un lenguaje, y como tal debemos dominar ciertas “normas” de composición que nos ayudarán a componer y transmitir.

Generalmente al principio conviene ceñirse mucho a ellas, y una vez las tengamos bien digeridas, empezar a liberar la mirada.

Pero esto no significa que en muchas ocasiones las volvamos a usar.

 

Diapositiva07

 

En este caso los elementos que componen la fotografía están ordenados según la conocida regla de los tercios.

Llevaba ya varios días trabajando en el reportaje con Srey Ny, y en esta toma en concreto para mi el bebe era lo más importante.

Siendo así, una buena opción es llevar el centro de atención a uno de los puntos principales de la fotografía,

y tratar de ordenar el resto en consecuencia. Para ello la madre está situada en el tercio derecho,

y hubo que esperar el momento adecuado para disparar en el que los monjes cuadraran justo en la línea del tercio

horizontal superior, intentando generar armonía así entre los elementos principales de la toma.